Extradición a estados unidos, abogado penalista, Usa, EEUU

Extradición A Estados Unidos, Abogado Penalista, Usa, EEUU

Extradición A Estados Unidos, Abogado Penalista, Usa, EEUU

Abogado penalista internacional extradiciòn en Colombia Messico Costa Rica Repubblica Dominicana Ecuador Perù El Salvador Guatemala Haiti Honduras Nicaragua Panama Belize

Bufete de derecho penal - abogados en Alemania Austria Bélgica Bulgaria Chipre Croacia Dinamarca Eslovaquia Eslovenia España Estonia

Despacho de abogados penalistas de extradiciòn en Finlandia Francia Grecia Hungría Irlanda Italia Letonia Lituania Luxemburgo Malta Países Bajos Polonia Portugal Reino Unido República Checa Rumanía Suecia

Usted tiene la oportunidad de contactar con un abogado penalista con gran experiencia en casos de extradición, específicamente si la extradición es para Estados Unidos.
Hacia los Estados Unidos de Norteamérica confluye un nutrido y constante tránsito de personas desde todos los puntos del globo. La llamada tierra de las oportunidades, y la persecución del sueño americano atraen poderosamente a grandes masas. Así mismo, muchos estadounidenses tienen intereses en todas partes del mundo.



Este intenso  intercambio humano es el marco propicio para que la comisión de delitos en tierra extranjera sea fuente de solicitudes de extradición en uno u otro sentido, entiéndase extradición pasiva y activa.

La extradición hacia los Estados Unidos, es decir, cuando este país aparece como sujeto activo, tiene características particulares, dadas las peculiaridades de ese Estado en cuando a sistema de derecho.
 
Para muchos países la extradición para Estados Unidos se convierte en un proceso complejo, y se analizan detalladamente todas las aristas de cada caso individualizadamente, puesto que Estados Unidos es uno de los países donde persiste la aplicación de la pena de muerte y la prisión perpetua, mientras que cada vez son más los Estados que se han sumado a la tendencia de abolir la pena de muerte. Muchos han mantenido la cadena perpetua, pero la pena capital ha sido definitivamente desterrada de una abrumadora mayoría de leyes penales.

Los países que han concertado tratados de extradición con Estados Unidos, salvo que concuerden en la aplicación de la pena de muerte, incluyen entre las cláusulas la condición de que, en caso de que el delito cometido pueda ser sancionado con dicha pena, se realice un compromiso de no aplicarla, y en los casos en que el sujeto en búsqueda ya estuviere condenado a muerte, dicha sanción no se ejecute, y se conmute por otra sanción.


Hay Estados que tampoco aplican la cadena perpetua, por considerar que esta adolece de la misma ineficacia de la pena de muerte, en el sentido de que suprime cualquier posibilidad de que el reo se reeduque, perdiendo todo sentido esforzarse en ello cuando no habrá regreso a la vida en sociedad. En estos casos, tales Estados también someten a condición la entrega del reclamado.

Otro de los elementos que inciden poderosamente en los procesos de extradición hacia Estados Unidos es el sistema penitenciario. Estados Unidos figura como uno de los países con mayor población penitenciaria, una cantidad considerable de prisiones de alta seguridad, así como uno de los más altos índices de violencia en las prisiones.

Para la mayoría de los Estados la posibilidad de que el sujeto reclamado pueda sufrir violencia durante el cumplimiento de su condena, peligre su integridad física o moral, es motivo para denegar la extradición. Se tiene siempre en cuenta, en el caso específico de Estados Unidos, el panorama carcelario existente, donde los reclusos están expuestos a agresión, violaciones, mutilaciones y hasta perdida de la vida. Además, la discriminación y otras manifestaciones de odio por motivos de raza, color, creencias religiosas u otras causas. Afroamericanos y personas de origen latino, sufren de segregación y tratos degradantes.

Extradición a Estados Unidos  desde países de Latinoamérica

La extradición para Estados desde países Latinoamericanos se suscita mayormente por delitos de narcotráfico. Se producen solicitudes a países como Colombia y México, sobre personas acusadas de traficar drogas introduciéndolas en territorio estadounidense. Los dos países mencionados consienten en extraditar a sus ciudadanos, lo que los coloca en igualdad de condiciones que Estados Unidos en ese sentido, pues también lo hace.


Así que, para una persona que se encuentra en Colombia o México, si es reclamada por Estados Unidos,  la nacionalidad mexicana o colombiana no constituye una garantía de cien por ciento de evitar la extradición.

Sin embargo, existen otras variantes para combatir la reclamación de extradición. Por ejemplo, la reclamación de extradición esgrimiendo un tratado que ya no esté vigente, debido a que se hubiere incurrido en alguna causal de rescisión del mismo prevista entre sus propias cláusulas. Los tratados de extradición frecuentemente contienen cláusulas destinadas a dejar sin valor el documento si concurriese alguno de los motivos que las partes acuerdan, usualmente relativos a la reciprocidad.

Así mismo, la falta de cumplimiento de las formalidades que se exigen para formular la petición de extradición, o de adjunción de documentos contentivos de información fundamental, podría ser el basamento para que la solicitud fuere rechazada.

El Estado requirente, en este caso Estados Unidos, debe expresar el motivo por el que se reclama a la persona en cuestión, qué delito es el que se le imputa, así como acreditar documentalmente que existen oficialmente cargos en su contra, o sea, una investigación en curso. La licitud de las pruebas o evidencias recabadas en contra del reo, así como de las diligencias a través de las cuales fueron conseguidos dichos elementos probatorios, es esencial para que el Estado requerido aprecie transparencia en el proceso.


También debe aportarse copia de las normas legales en vigencia en territorio norteamericano que le confieren antijuricidad al hecho que se imputa como delictivo, puesto que es un requisito imprescindible que el Estado receptor de la solicitud tenga conocimiento y convencimiento  del carácter ilegal de la conducta por la cual el sujeto habrá de ser juzgado.